Silencio,Desapego y Gratitud

octubre 21, 2016

Muchas personas que han hecho el camino de Santiago, me comentan la formidable experiencia que ello supone. Es un objetivo que voy demorando y no sé el para qué lo hago. Dispongo de tiempo y recursos pero no lo hago. Esta situación o parecida aparece en la vida de todos en alguna ocasión.
Mientras reflexionaba sobre esto, Josepe Garcia, Coach, empresario, escritor, conferenciante y ante todo una bellisima persona me hacia llegar sus reflexiones durante su 11 viaje por el camino de Santiago. Sus reflexiones son extrapolables a muchas situaciones habituales.

Me comenta Josepe.”En esta ocasión y a sugerencia de mi amiga, maestra y mentora Joaquina Fernández, iba a vivir una experiencia que no había tenido lugar nunca en mis “Caminos”: honrar el silencio; pero sistemáticamente, no un rato; suponía no hablar con la gente durante la jornada (el toque de queda era levantado al llegar al albergue de turno). Se trataba de ir conmigo mismo durante el día mientras andaba, pues si quería conversación ya me tenía a mi, y temas no iban a faltar…. Porque creo que estar con uno mismo a solas no es nada fácil; es más: lo rehuimos en cuanto podemos. Cuando estás contigo y pasado un tiempo, ya no hay lugar para engaños y trampas al solitario: estamos mirándonos en un espejo, y la mayor parte de las veces no nos gusta lo que vamos a ver, así que lo rehuimos (por eso la mayoría de las personas rechazan el realizar experiencias en soledad: simple miedo a encontrarse lo que no quieren encontrarse y a tener que ver pese a todo, a reflejarse delante de una superficie que les devuelve una imagen que no mola…. Es más fácil huir y tal vez no tener que cambiar con respecto a uno mismo que es un trabajo difícil, pero que volvería a dar sentido a la vida.”

Y continúa, “Y como si fuera un anclaje, según me vi en marcha me sentí bien. NO bien: MUY BIEN. Estaba allí, conmigo mismo, en un entorno mágico y dispuesto a ser un buen amigo y a llevarme como Dios manda, escuchar, comprender y sobre todo perdonar y aceptar a un tal Josepe García, un tipo con gafas que vivía sumido en mucha confusión y dudas…..”

“Es asombroso como vivimos secuestrados por el ruido mental. ¿Y qué es el ruido? Todo el diálogo interno que tenemos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos y que nos lleva al pasado y al futuro, alejándonos de lo único que existe: el momento presente. Mira que iba alerta y sabiendo que sería una potente barrera a mi ansiada búsqueda de paz y claridad, pero en mi caso me he dado cuenta que este “enemigo” es mucho más poderoso de lo que creía, y más después de años trabajándolo…. Bastaba con que hubiera una concatenación de circunstancias determinadas y mi ánimo no estuviera por las nubes, para que ese invitado que se quedó a vivir en casa y que es el diálogo tóxico cogiera los mandos.”

Porque si al fin y al cabo tuviera sentido y se aprendiera… Pero la mayoría de las veces lo que nos contamos tiene solamente el objetivo de justificarnos, de convertirnos en víctimas quejosas de lo que nos sucede y en estigmatizar a otros o a ciertas circunstancias llevados a menudo de una justa indignación.

Y esto es solo una potente, bien trabajada y casi sin fisuras cortina de humo para no mirarnos a nosotros mismos y tomar conciencia que lo que vemos fuera, desde los comportamientos de los otros a expectativas defraudadas o bien que el mundo no sea como debería ser es sencillamente un reflejo de lo que llevamos dentro. Realmente no queremos reconocer que todo lo que nos ocurre es una secuencia de lecciones que la vida nos ofrece para darnos cuenta; son auténticas maestras encubiertas con un mensaje para nosotros. Y lo peor es que si no tomamos buena nota, la lección vuelve a repetirse hasta que aprendamos (de ahí que nos sigan pasando cosas que nos “putean” con continuidad, y además la mayoría de las veces son las mismas). Es como en el colegio: hasta que no aprobemos la asignatura, no pasamos al siguiente curso.

Y para solucionar esto, ¿qué estrategias usaste?…..

Lo sabremos el el próximo articulo del blog

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *